Main Page Sitemap

Mi esposa me regalo tacones altos




mi esposa me regalo tacones altos

Yo pasaba mi lengua por toda su verga más dura cada vez, poniendo énfasis en la punta, le mamé los huevos, me metía la verga hasta que me llegara a la garganta.
Le dije que yo solo quería coger.
En un instante sentí como se corria y mojaba todo lo largo de mi verga, pero no se detuvo, siguió follandome el miembro.
Sólo al final me dió las gracias y me felicitó.Le llenaba sus tres hoyitos de leche todos los días.Llegue al climax unas cuadras antes de llegar, le inundé su boquita con un gran chorro de esperma; Pamela se lo tomó todo, no dejo nada.Me quedé acostada un rato en la cama, mientras mi esposo me besaba.Al poco tiempo ponen musica romantica, ella me toma de las manos y recuesta su cabeza en mi pecho, unos minuto después me dice al oido quien gano las elecciones en provincia de buenos aires -Sabes porque me he portado mal contigo ultimamente?- Sin moverme, maiz rolado para ganado le respondo -No lo sé Pamela dimelo-, -Porque estoy.
Nos sentamos un rato, varias amigas y amigos llegaron a saludarla y fue sorpresa que ella me presentó como su amigo.
Así como estaba de lado saque mi verga de su conchita toda mojada y se la puse a la entrada de su culito quiso quitarse pero la sujete de la cadera y poco a poquito se le fui metiendo sin que Jaime codigo promocional yobingo sin deposito se diera cuenta.
Cuando se retiran, le pregunto que le han dicho, -Que esta muy bueno mi novio, que está para comerselo- me responde; yo me sonrío un poco y le digo, -la que está para comersela es otra personita que esta frente a mi, Pamela se ríe.
No se cuando se acabe y no quiero que acabe).Me acerqué más a él y me quité la chamarra.Cuando regresé a la mesa lo volví a besar y le dí algo que llevaba en la mano.Lo que yo buscaba.Oscar empezó a acariciar sus piernas y nalgas.Quiero esa lechita de macho!Gracias, eres muy hermosa y espero verte otra vez.Qué buena estás putita hermosa!El tipo ya había aguantado demasiado.Soy mucho más grande que tú, si sabes?

Se sentó entre nosotros y, luego de dos o tres frases sin mucho sentido, volteó a mirarme y se acercó para que la besara.
Hoy escribe Miau Miau.


Sitemap